Sep 27 2013

Estar preparados para lo inesperado: Formas de ahorrar para tiempos difíciles

Emergency SavingsSegún un estudio reciente sobre economía familiar realizado por agencias gubernamentales, solo el 38% de los adultos en todo el país han establecido un “fondo de emergencia” para ayudarles a salir adelante durante momentos difíciles.

“Vivir al día no es ideal, pero para muchos consumidores es una realidad,” dijo Emily Caropreso, Directora de Comunicaciones y Marketing de la Iowa Credit Union League. “Debemos transmitir con total claridad que el establecer un fondo de ahorro, sea grande o pequeño, es un paso fundamental para evitar problemas financieros graves.”

Para establecer un fondo de emergencia, se recomienda seguir estos cinco pasos:

Identifique sus gastos fijos mensuales.

Antes de ahorrar, necesita saber cuánto puede ahorrar. Fíjese en sus gastos mensuales y clasifíquelos en esenciales (renta/hipoteca), auto, alimentos, servicios, tarjetas de crédito, etc.) y no esenciales (entretenimiento, comer afuera, ropa, teléfono móvil, etc.). Luego sume los esenciales y determine el ingreso mensual que necesita para cubrirlos.

Multiplique el monto de sus gastos esenciales por seis.

La mayoría de los especialistas financieros de las cooperativas de ahorro y crédito, conocidas como las credit unions, sugieren tener ahorrados por lo menos seis meses de gastos esenciales en un fondo de emergencia. Aunque si es alta la cifra, es la mejor manera de evitar situaciones financieras difíciles como la bancarrota, morosidad en el pago de un préstamo o desalojo, cuando se produce una pérdida en los ingresos.

Establezca un plan de ahorro.

Empiece enfocando el problema de manera realista y vea cómo puede reunir la cantidad que necesita y en cuánto tiempo—si seis meses, un año, o tres años. La meta es generar el hábito del ahorro dentro de su ingreso y necesidades presupuestarias.

No se desanime.

La lentitud en acumular fondos en su cuenta de ahorro puede ser frustrante. Si siente que empieza a perder interés, intente incorporar estímulos dentro de su casa. Por ejemplo, tenga a la vista un bote o frasco y llénelo con las monedas y el dinero que se ahorró comiendo en casa o renunciando a su cafecito diario.

Pida ayuda.

Siéntese con un asesor financiero en su credit union local y pídale que lo ayude a identificar maneras de ahorrar. Hay una variedad de productos y servicios financieros que le pueden ofrecer para ayudarle a llegar más rápido a su meta.

Gracias a Miriam De Dios, escribiendo por nuestro socio El Poder es Tuyo, por este artículo.

Share on Google+0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Share on Reddit0Share on StumbleUpon0Share on TumblrEmail this to someone

Leave a Comment