Oct 1 2013

El planeamiento de su futuro

Girl with Laptop Imagínate subiendo las maletas al auto y con ganas de empezar tus vacacines familiares, pero al salir de la casa no sabes si ir a Disneyland, New York o el Gran Cañón. Sin planeación no sabrás que camino tomar. ¿Quieres ir a la universidad, al ejército, aprender un oficio técnico o trabajar? La vida después de la escuela secundaria es emocionante cuando ya se tiene el diploma. He aquí ejemplos de las opciones que tienes a la mano.

Fuerzas armadas

Chris jugó fútbol americano en la secundaria y tenía la esperanza de entrar a la universidad con una beca de fútbol, pero al darse cuenta de que sus calificaciones no eran lo suficientemente buenas tuvo que hacer otros planes. El empezó a pensar en el ejército. El trabajo le parecía divertido y a tono con su espíritu competitivo, su amor por el trabajo en equipo y su disposición de trabajar duro.

Si alguno de tus pasatiempos favoritos incluyen el ver películas militares con tu familia, aprender sobre estrategia de batalla militar, o mirar dramatizaciones de la Guerra Civil, entonces (piense en la Armada, Fuerza Aérea, Marinos, Guardacostas) el ejército puede ser para ti. Una carrera llena de aventuras en el ejército podría ser una buena opción para aquellos que se aburren al pensar en un trabajo común y corriente. Esta carrera da la oportunidad de hacer una diferencia y ayudar a otros. Además hay empleadores que les gusta contratar ex militares dada su disciplina, honor y buen trabajo. No oirá a casi nadie decir que los militares son débiles. Es un trabajo duro y la única forma de hacerlo es manteniéndose fuerte y sano. Si te da mucha nostalgia durante el campamento de verano, el ejército es aún más serio ya que los militares tienen que prestar servicio por varios años y pueden ser enviados de una base a otra—sin ver a sus familias por varios meses. También los militares trabajan en las noches, fines de semana y días festivos. El combate es también una posibilidad real y peligrosa. La entrada al ejército no es una decisión que se debe tomar caprichosamente. Una vez se entra, no se puede salir hasta la fecha límite. Asegúrate de hablar con personas que hayan servido en las fuerzas armadas para darte cuenta cual división te gustaría más.

Escuela vocacional

Cuando era una niña, a Cynthia le gustaban las matemáticas. Pensó que algún día sería una contadora al finalizar la universidad. Su abuelo trabajaba de soldador y después del colegio Cynthia solía ir al taller de soldadura para ayudar con trabajos varios. A Cynthia le encantaba el trabajar con sus manos y crear objetos con el metal. Una cosa llevó a la otra y después de la secundaria, Cynthia decidió matricularse la escuela vocacional para aprender más sobre soldadura.

No todas las carreras requieren de estudios de cuatro años. Las escuelas vocacionales, también conocida como técnicas, son escuelas de dos años en donde se ofrecen programas de capacitación para varias profesiones. ¿Te gusta trabajar con animales? Quizás ser técnico veterinario sería una buena opción para ti. ¿Te gusta desarmar la máquina de la camioneta vieja de su papá? Quizás la mecánica está en tu futuro. Si deseas darle una oportunidad a la educación después de la secundaria sin tener que pagar un montón de dinero, la escuela vocacional podría ser la mejor opción. Tal como Cynthia, puedes tomar una carrera, pero necesita mejorar tus habilidades—entonces un programa asociado le ayudaría a conquistar dicha opción.

Educación cooperativa

Por varios años, Billy fue un “adicto” de las noticias ya que miraba programa de noticias cada noche y leía el periódico cada mañana antes de asistir a la escuela. Estaba siempre actualizado y soñaba con ser un reportero de noticias. Una tarde su consejero le dijo que había un nuevo programa educativo cooperativo en su escuela. De hecho habría una vacante abierta en el periódico local el semestre entrante. Los programas cooperativos le permiten a las escuelas y a negocios a trabajar en conjunto para ofrecerle al estudiante la oportunidad de practicar en un lugar de trabajo mientras está en la secundaria. Como resultado, al trabajar unas cuantas horas cada día al lado de periodistas profesionales, Billy adquirió créditos en su registro escolar, un cheque y experiencia real. Y lo mejor, pudo averiguar si esa era la carrera que quería seguir.

Los programas cooperativos ofrecen a los estudiantes (usualmente de último año en secundaria) una oportunidad para pasar parte del día en la escuela y parte trabajando. Es un método antiguo de capacitación y una forma genial de aprendizaje. No todas las escuelas secundarias ofrecen el programa. Para saber si tu escuela lo ofrece, habla con tu consejero.

Universidad

Mónica creció en una familia de seis hijos. Su padre era un abogado en su pequeño pueblo en Michigan. Mónica siempre quiso seguir los pasos de su padre y convertirse en abogada también. Sabía que la vida de un abogado no es tan glamorosa o emocionante como las películas o la televisión la hacen ver. Mónica sabía que tomaría mucho trabajo, paciencia y dedicación. Pero estaba lista para el desafío. Una carrera en leyes es uno de las cientos de oficios que requieren un título universitario. Dado que Mónica sabía que tenía que ir a la universidad para estudiar leyes, leyó y examinó muchos libros en diversas disciplinas. También sabía que las asignaturas tomadas en la secundaria y las calificaciones jugarían un papel importante en ser aceptada en una universidad.

Es por ello que es importante la planeación, el poner atención y prepararse. Si los deportes son de interés, quizás quisieras asistir a una de las universidades “Big Ten”. O tal vez si eres de una comunidad rural quisieras ir a una universidad en una ciudad grande. Quizás quieras ser una bailarina y tendrás que pertenecer a una escuela de danza especializada. Sea lo que fuere que estas buscando es importante que pronto empieces la búsqueda de universidades al mismo tiempo que piensas en las cosas que puedes hacer para incrementar las posibilidades de ser aceptado en tu universidad favorita.

Es fácil perderse cuando no tienes una buena idea de donde quieres ir. Tus maestros o el consejero escolar representan recursos estupendos para ayudarte a descubrir tus habilidades, fortalezas, debilidades e intereses.

Gracias a Antonia Wang, escribiendo por nuestro socio El Poder es Tuyo, por este artículo.

Share on Google+0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Share on Reddit0Share on StumbleUpon0Share on TumblrEmail this to someone

Leave a Comment