Ahorros Ayudan Asegurar su Futuro

Senior Couple Using Laptop At HomeNadie disputaría lo inteligente que es el ahorrar para enfrentar una emergencia. Sin embargo, esta práctica no es simplemente otra cosa que “tiene que o debo de hacer” en la vida como lo es el examen médico anual o cepillarse los dientes. Es algo que merece considerar: ¿Qué pasaría si no lo hace?

¿Cómo te las arreglarías si perdieras tu trabajo mañana y tuvieras una emergencia médica que te dejará con una deuda de miles de dólares? Le podrías pedir a tu familia que te rescate. Podrías usar tus tarjetas de crédito, pagando interés sobre saldos que tendrás por meses o, peor, por años. O ¿Podrías usar tus reservas financieras hasta que la situación se normalice? La mayoría de la gente prefiere la última opción; sin embargo, pocos toman las medidas necesarias para asegurar que esto suceda.

Por lo general, el consejo es de acumular fondos de emergencia correspondiente a entre tres a seis meses en gastos. Esto significa que tienes que saber a cuanto suman tus gastos mensuales.  Siéntate y haz una suma de lo que gastas en casa, comida, gastos del automóvil, servicios de luz, agua, teléfono, seguros y otros gastos esenciales.

¿Dónde colocar el dinero ahorrado?

Mientras que los consejeros concuerdan en que es crítico el ahorro para emergencias, las opiniones varían en donde colocar dichos fondos. Cada opción tiene ventajas y desventajas.

Una cuenta de ahorros regular provee liquidez—lo que quiere decir que tu dinero siempre está disponible—y tus fondos están asegurados. Sin embargo también son muy accesibles; este dinero se puede conseguir y gastar fácilmente. “La mayoría de la gente,” dice él, “cuando les falta dinero, el primer lugar al que recurren es sus ahorros. Es demasiado accesible.”

Una mejor opción es poner tu dinero en certificados de depósito aunque sean un poco menos líquidos. Los certificados a corto plazo (de hasta tres meses) no te congelarán tu dinero por mucho tiempo y hasta te puede generar un poco más de interés que las cuentas de ahorros regulares o cuentas del mercado monetario.

Otro consejo sobre cómo ahorrar para emergencias proviene de Paul Sutherland, un planeador financiero certificado en Traverse City, Michigan y autor de “Zenvesting: The Art of Abundance and Managing Money.” Mucha gente, dice él, cree que tienen que tener cuentas de ahorros antes de poder depositar dinero en sus cuentas de jubilación 401(k) y certificados de jubilación individuales conocidos como “IRA” en inglés. Pero estas cuentas de ahorro son gastadas con frecuencia en cosas que no son emergencias—muebles nuevos, un auto nuevo, etc.

“Esa cuenta nunca crece,” dice Sutherland “así que nunca ponen dinero en sus IRA o 401(K)…Cuando cumplen 50 años no han ahorrado nada.”

Si esta situación se parece a la suya, no se atasque en un fondo de emergencia separado, aconseja Sutherland. Concéntrese en crecer su patrimonio neto al hacer las contribuciones máximas permitidas a su 401(k) e IRA y creciendo  el valor liquido de su hogar (“equity”). Así, en una verdadera emergencia, usted podrá utilizar estas fuentes de dinero.

Visite a su credit unión para decidir cuál es la estrategia más apropiada para usted o llámenos a 800.991.2221.

Gracias a Allison Kane, escribiendo por nuestro socio El Poder es Tuyo, por este artículo.

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>