Comportamiento financiero modelo para adolescentes

Girl with money and shopping bags ¿Las charlas con sus hijos adolescentes comienzan y terminan con la frase “¿Cuánto necesitas…?”? Un experto nos dice que no tenemos que decirles a los adolescentes lo que necesitan saber—sino que tenemos que mostrárselo (Money).

Ser un buen modelo financiero a seguir puede ser todo un desafío. Según el Estudio Sobre el Conocimiento Financiero de los Consumidores 2013 llevado a cabo por Harris Interactive Inc., sólo dos de cada cinco adultos estadounidenses admiten que tienen un presupuesto y que controlan bien lo que gastan. Y aproximadamente cuatro de cada 10 adultos se autocalifican con una C, D o F en conocimiento sobre dinero, un cambio estadísticamente significativo respecto al año 2010, cuando casi dos de cada tres adultos (65%) se autocalificaron con una A o B.

Pese a las duras pero reales estadísticas, existen muchísimas actividades que les enseñan a los adolescentes lo que necesitan saber. Beth Kobliner, comentarista de finanzas personales y periodista, y miembro del Consejo Asesor del Presidente sobre Capacidad Financiera (ACFC), ofrece las siguientes sugerencias:

Compare lo que ofrecen las diferentes tarjetas de crédito.

Evalúe con su hijo adolescente varias ofertas por Internet, o mismo las que recibe por correo postal para poder evaluar diferentes tasas de interés y cargos.

Esfuércese para hacerle entender la trampa del pago mínimo.

Elija algo que desee y cueste digamos $1000, y utilice un  calculador de pago de tarjeta de crédito de Internet para mostrarle cuánto tardaría—y cuánto pagaría de más—si abonara sólo el mínimo cada mes. O muéstrele el estado de cuenta de su tarjeta para que vea el costo de realizar pagos mínimos.

Prepare a su hijo adolescente para el impacto de los altos costos.

En lugar de decirle que ahorre para ir a la universidad, muéstrele por qué debería hacerlo. Pídale que elija la universidad a la que le gustaría ir, y luego visite el portal “calculador de precio neto” requerido en todos los sitios web de las universidades. Luego háblele acerca del papel que juegan la ayuda financiera, las becas y los préstamos para reducir estos costos tan altos.

Por último, recuerde que el mundo real es un maestro mucho mejor que todas nuestras tareas de matemática del secundario. Deje que sus hijos adolescentes sean responsables de cuestiones personales como por ejemplo su ropa nueva, el shampoo y los snacks. Esto les enseña la valiosa lección de buscar mejores precios para hacer rendir más su propio dinero.

Gracias a Miriam De Dios, escribiendo por nuestro socio El Poder es Tuyo, por este artículo.

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>