Sus Finanzas Cuando Llega el Bebé

BabyCuando Jennifer y Juan Mena de Lake in the Hills, Illinois decidieron tener un bebé, los sueños de las primeras sonrisas y los primeros pasos les tocaba el corazón mientras esperaban la llegada de su niña Sofía. Ahora que ya nació, la pareja no puede estar más feliz con el nuevo miembro de la familia. Lo único que quisieran mejorar es el poder eliminar los gastos que trajo consigo la cigüeña.

Según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, una familia de clase media debe calcular pagar alrededor de $226,920 en la crianza de su hijo desde el nacimiento hasta finalizar la escuela secundaria. Jennifer y Juan ya comenzaron a pagar esta “deuda” y también a sentir el impacto en sus finanzas.

“Hasta cuando vamos al supermercado es más difícil que antes,” dice Jennifer. “Antes de tener un bebé, tenía la suerte de no tener que pensar en todo lo que ponía en el carrito. Ahora no podemos comprar más de lo que está en la lista y calculamos todo antes de pagar. Si nos pasamos del presupuesto, elimino las cosas que no necesitamos hasta la próxima semana.”

El presupuesto para el bebé

No hay duda que tener hijos es un paso maravilloso en una pareja—y uno  muy caro. Aunque las responsabilidades financieras son solamente una parte de ser padres, no se pueden pasar por alto. Así como planea el color de las mantitas en la cuna y escoge el nombre de su bebé, así también debe hacer un plan para enfrentar los gastos adicionales.

“Las finanzas, como el ser padres, son distintos en cada familia,” dice Kathy Hetzel, educadora familiar en la Extensión de la Universidad de Wisconsin en Madison. “Por lo general, el ser padres conlleva cambios en los valores y el estilo de vida cuando sea necesario.  Algunos padres solo quieren muebles y ropa nueva para sus hijos. Otros aceptan y aprecian artículos de segunda mano.”

Sin importar su estilo financiero, la preparación de un presupuesto para el bebé le puede ayudar a reducir el estrés financiero antes de que tenga impacto. La siguiente es una lista de gastos que debe considerar al planear el presupuesto:

Básicos: pañales, comida, leche, ropa.

Artículos para el hogar: detergente, toallitas de papel, pañuelos desechables.

Equipamiento (nuevo o usado): silla para el automóvil, cuna, cochecito, corralito.

Servicios públicos: tendrá más gastos de electricidad, agua, etc., puesto que estará más tiempo en casa.

Cuidado médico: incremento en las cuotas por agregar un familiar a cargo y co-pagos por visitas al pediatra para chequeo y enfermedades leves.

Hospital: co-pagos por el parto y la posibilidad de más gastos si es un nacimiento por cesárea o si necesita una internación más larga.

Guardería: el costo de otra persona para el cuidado del niño o el costo que implica eliminar un salario cuando el padre o la madre cuida al hijo en casa.

A pesar de que los costos del cuidado infantil cambian constantemente, se calcula que el gasto promedio por año es de unos $5.000, lo cual es una suma monstruosa para una familia en crecimiento. No obstante, es manejable si se lleva a cabo una planificación inteligente. Estos consejos ayudarán a su familia a mantener un estilo de vida desahogada para darle la bienvenida a los nuevos miembros (Toysrus.com, 2011).

Paso uno: ahorro

El darse cuenta de cuánto se gasta cuando el bebé nace puede ser abrumador; por eso es importante tener un plan financiero. Hetzel dice que los padres deben empezar a ahorrar el dinero suficiente antes de que el bebé nazca para solventar cualquier licencia sin goce de sueldo del padre o la madre.

“Una familia que planifica esta más dispuesta a aceptar las responsabilidades de su decisión,” dice Hetzel. “Las parejas deciden que su vida se centra menos en ellos mismos para concentrarse más en los hijos y la familia.”

Empiece por evaluar sus finanzas. Hetzel le ofrece los siguientes consejos para analizar sus gastos:

Gaste menos de lo que gana—ahora y cuando llegue el bebé.

Gaste menos en artículos caros para ahorrar más dinero.

Compre una casa más chica en vez de aquella más cara que el agente inmobiliario le sugiere.

Cocine más, evitando comer en restaurantes o comprar comida afuera.

Si ambos esposos trabajan, eviten el hábito de gastar de más, para no verse obligados cuando llegue el bebé a seguir trabajando los dos simplemente para pagar la hipoteca y las cuotas del automóvil .

Sepa distinguir entre  ‘querer’ y ‘necesitar’. El transporte es necesario, pero comprar un automóvil nuevo cada dos años es un deseo. Usted quizás necesite unas vacaciones, sin embargo un crucero es un deseo.

Si su ingreso no alcanza para cubrir sus gastos diarios, no utilice tarjetas de crédito para cubrir la brecha. De ser posible, pague más o salde la deuda de su tarjeta de crédito.

Paso dos: protección

Aunque sienta que el dinero apenas le alcanza, ciertos bienes suyos necesitan ser protegidos. Considere las siguientes áreas y fíjese qué tan cómodo se siente con el nivel de protección disponible para su familia:

Seguro de Vida. Si tiene seguro de vida, muy bien. Quizás le interese incrementar la cobertura de cinco a 10 veces el ingreso que ganan usted y su cónyuge. Si no tiene seguro de vida, ahora es el momento de estar protegido. Un seguro de vida a término puede reemplazar su ingreso y también cubrir gastos para la universidad de sus hijos en caso de fallecimiento suyo o de su cónyuge.

Seguro por incapacidad. Si usted queda discapacitado, los beneficios del Seguro Social no corren hasta dentro de seis meses—y eso solo si usted no puede trabajar durante un año. Verifique la cobertura que le brinda su empleador y obtenga un seguro de incapacidad para cubrir la brecha.

Seguro de alquiler/casa. Lleve un inventario—junto con recibos y fotos—del equipamiento de bebé que haya comprado, al igual que otros muebles o artículos de hogar. Asegúrese de que su seguro de vivienda o de alquiler tenga una cobertura adecuada, además de protección de responsabilidad civil ante terceros para las niñeras que cuidan de su bebe en su hogar.

Paso tres: el futuro

Puede que sus finanzas estén bajo control por ahora. Sin embargo, es tan importante el planear para mañana como lo es para hoy. Cuando su hijo entre a la escuela primaria y luego a la secundaria, incrementarán sus actividades, al igual que los gastos. No olvide la universidad ni su propia jubilación.

Quizás nunca se sienta suficientemente preparado desde el punto de vista financiero, pero esto es muy común entre padres primerizos. Simplemente elimine los gastos innecesarios y, sobre todo, disfrute su nueva familia.

Gracias a Carrie Anton, escribiendo por nuestro socio El Poder es Tuyo, por este artículo

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>